info@emeduc.org

La enseñanza del inglés en entornos virtuales

La enseñanza del inglés en entornos virtuales

slider-img-full-2

Hoy en día es innegable la importancia de aprender una lengua extranjera, necesaria para el ámbito laboral, académico y aún turístico. Si bien no hay un único método, diferentes investigadores y pedagogos han destacado la necesidad de su enseñanza en contextos formales ligados a los procesos de meta cognición y aprendizaje autorregulado.

En el marco del proceso de enseñanza y aprendizaje, se destacan claramente dos roles: el docente y el alumno. El docente no se limita a ser sólo un suministrador de información, sino que toma parte activa, acompañando al alumno en su proceso de construcción del conocimiento. Compartir el proceso de aprendizaje con el alumno implica considerar sus intereses y expectativas y, además, ayudarle a activar las estrategias o procesos mentales que le van a llevar a un mejor aprendizaje. Así, analizar los procedimientos que utiliza el alumno para aprender y la valoración que efectúa de los mismos, es muy útil para tomar decisiones sobre las propuestas curriculares y metodología que se van a emplear. Tanto en entornos presenciales como virtuales, es el docente con su experiencia y bagaje académico quien propondrá un plan de trabajo adecuado para cada alumno según sus necesidades y trayectos previos, dando como resultado un andamiaje vital para el proceso de aprendizaje.

El alumno, por su parte, será quien modele su propio camino en el desafío de aprender una lengua extranjera. Las estrategias que desarrolle lo ayudarán a  incorporar nuevos contenidos y a organizarse en forma autónoma. Me refiero a estrategias de autoevaluación y de auto-regulación, asociadas a procesos cognoscitivos y estrategias de planeación para definir metas educativas y su relación con metas personales. Se trata de un proceso intelectual voluntario e intencional que el estudiante asume de forma responsable. Los encuentros entre los alumnos y los docentes o tutores resultan altamente productivos para hacer los ajustes necesarios.

El estudiante a distancia, por ejemplo, es el motor y el eje de su propio aprendizaje; el tutor funciona como apoyo en el proceso de estudio y comprensión de los contenidos, haciendo énfasis en la apropiación del conocimiento disciplinar y las competencias profesionales, como orientador y brinda apoyo al estudiante para superar con éxito su trabajo académico a distancia.

Al aprender inglés, el alumno:

  • Desarrolla el pensamiento crítico y creativo.
  • Asume la  ante su formación.
  • Se capacita en forma constante para buscar, organizar y aplicar la información.
  • Vivencia el aprendizaje cooperativo al realizar las tareas.
  • Auto reflexiona sobre su propio aprendizaje preguntándose ¿qué?, ¿para qué?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿Dónde? Y ¿con qué?
  • Comprende la realidad personal, social y ambiental de sus problemas y soluciones.

 

Las herramientas que se desarrollan para aprender inglés en forma autónoma son entonces amplias y pueden estar al alcance de todos. Aprender inglés es parte del perfil del sujeto que aprende y se prepara para el siglo XXI, ¿qué esperas para comenzar?

 

Prof. Laura Araneo

Instructora BurlingtonEnglish

Emeduc Educational Initiatives Ltd.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *